Quería tanto a su pequeña...

Quería tanto a su pequeña...:
La mirada del padre no se despegaba de su bien más preciado. Le encantaba estar junto a ella. Quería tanto a su pequeña que pasaba días enteros embobado, mientras su hija, de tan solo 4 años, jugaba en solitario en la alfombra del salón. Pero en silencio, para no molestarle.